Select Page

Modelos híbridos de trabajo hacen pensar en nuevas configuraciones que rescaten el valor de la presencialidad, la colaboración y las conexiones

Durante los primeros días de la pandemia, el teletrabajo parecía que podía suponer un golpe casi fatal para las oficinas, permitiendo a los trabajadores deshacerse de sus desplazamientos y a las empresas eliminar uno de sus gastos más importantes.

Fueron muchas las empresas que permitieron que sus empleados trabajasen desde donde quisiesen, pero otras compañías, como recientemente hizo Salesforce, optaron por el trabajo remoto de forma permanente como un modelo híbrido entre trabajo remoto y en la oficina para sus empleados.

Ahora, la firma de arquitectura más grande del mundo, Gensler, tiene planes para que la gente vuelva a la oficina, pero no a las que abandonaron antes de la pandemia.

Para las oficinas del futuro esta empresa priorizó los beneficios que conlleva trabajar físicamente en el mismo espacio con compañeros y al mismo tiempo utilizar menos espacio para los escritorios y computadoras de escritorio.

Una encuesta de Gensler recoge que solo alrededor del 20% de las personas quieren continuar trabajando a tiempo completo desde casa. “El pegamento que nos mantiene unidos son nuestras oficinas”, dijo a Business Insider el co-CEO de Gensler, Andy Cohen.

Los líderes corporativos están “realmente comenzando a entender la importancia del lugar de trabajo”, añadió la co-CEO Diane Hoskins, agregando que “el titular de lo que realmente ha cambiado es que los líderes empresariales despertaron“.

La empresa de arquitectura Gensler piensa cómo democratizar la oficina

La empresa de arquitectura Gensler piensa cómo democratizar la oficina

El año pasado ha abierto una puerta a un cambio drástico y acelerado en la oficina. El concepto de flexibilidad es fundamental para este cambio, explica Cohen a Business Insider. “Existe esta idea de liberación, de democratización de la oficina, que ahora se puede trabajar en cualquier lugar, en cualquier momento y también en casa”, afirmó.

Incorporar la flexibilidad al diseño de una oficina es un reto adicional, porque ya no existe “una talla única para todos”, dice Hoskins, lo que significa que la actividad de consultoría de Gensler experimentó un “crecimiento real”.

Según las encuestas de esta firma de arquitectura, las personas que trabajan desde casa pasan más tiempo en “modo de concentración” y de hecho, son un 12% más productivas trabajando concentradas respecto a la oficina. Esta investigación permite a los consultores y diseñadores de Gensler entender cómo pueden diseñar un espacio que funcione para la concentración profunda y para las actividades sociales y de colaboración que son fundamentales en una oficina física. También lo llevan a la práctica en sus propias oficinas, utilizándolas como laboratorios para probar nuevas ideas.

Los planos de las oficinas abiertas se han separado en diferentes “áreas de elección” que los empleados pueden utilizar para distintos tipos de trabajo. Una de las lecciones más profundas que aprendimos del trabajo a distancia es que el trabajo puede realizarse en cualquier lugar, incluso en la mesa de la cocina. Cuando esto se aplica a la oficina, se abren nuevos tipos de espacios para todo, desde el trabajo en profundidad hasta el brainstorming colaborativo o las salas de reuniones formales.

Este concepto de crear espacios de trabajo en torno a la oficina, cada uno de los cuales sirve para necesidades específicas, no es nuevo, pero su adopción se aceleró con el virus y el trabajo a distancia. “Ahora lo vemos, no como una persona para un escritorio, sino como diferentes puntos de trabajo que cambiarán a lo largo del día”, dice Cohen.

En una misma oficina, espacio para el trabajo intensivo y concentrado y otras áreas para colaboración

En una misma oficina, espacio para el trabajo intensivo y concentrado y otras áreas para colaboración

Puede haber espacios para el trabajo intensivo están en una esquina de la sala, mientras que los lugares para las reuniones informales y las discusiones más personales cubren el resto. Hay más personas que escritorios, un reconocimiento de que la oficina es ahora el hogar de la cultura de la empresa.

“Podemos hacerlo más fácil creando estas zonas de elección, estas zonas en las que puedes elegir dónde vas a trabajar según el tipo de trabajo que vayas a hacer ese día, lo cual es muy importante”, afirma Cohen. La clave de este modelo flexible es convertir la oficina en el “núcleo de la cultura y la marca”.

En una era híbrida de trabajo a distancia y en persona, la oficina tiene que destacar en lo que mejor sabe hacer: fomentar la colaboración y definir la cultura de la empresa.

Una sala de reuniones puede convertirse en un espacio tanto para una lluvia de ideas como para reunirse y compartir comida. Este tipo de entorno es ideal para las áreas de trabajo más informales y la creatividad pasa a un primer plano.

“Gran parte de los negocios se resuelven antes o después de la reunión en charlas y discusiones personales”, dice Cohen. “Eso es lo que nos falta ahora, todo es demasiado formal y nos perdemos los momentos colaborativos e informales”, sentenció.

Otro modelo es el de “centro y radio” (hub and spoke), que es para encontrar un tercer lugar entre el hogar y la sede de la oficina.

El modelo de

El modelo de “centro y radio” incluye oficinas satélite además de las centrales

Esto significa que una empresa tiene una sede central, pero luego opera muchas oficinas satélites más pequeñas que pueden atender otras necesidades de sus empleados.

Este modelo puede usarse para reducir el tiempo de viaje y el riesgo de transmisión de virus para los trabajadores que viven lejos de las oficinas centrales, o puede usarse para proporcionar ubicaciones físicas para el personal que se encuentra disperso por todo el país.

“Se convierte en un tercer lugar porque no es la oficina principal y no es una oficina en casa, pero es un entorno seguro al que puede ir para estar con sus otros compañeros”, dijo Cohen.

Si bien un espacio como este puede haberse utilizado anteriormente de forma explícita como sala de reuniones, ahora se puede utilizar para momentos que son un híbrido entre el trabajo intensivo y la colaboración.

La cocina, por ejemplo, es un área central en la oficina para pasar el rato, trabajar y socializar con los compañeros. Como resultado, se convierte en el centro informal de la cultura de la empresa.

La cocina puede ser un lugar para conectar incluso con quienes están desde sus casas

La cocina puede ser un lugar para conectar incluso con quienes están desde sus casas

“Lo que estamos diciendo con este diagrama es que es un lugar en la oficina que se convierte en un lugar de conectividad“, asegura Cohen.

Esto significa relacionarse en persona, pero también puede significar que se utilice como un lugar para conectarse con compañeros a distancia. Es muy importante encontrar formas de incluir a los trabajadores a distancia en el diseño de la oficina, aunque apenas estén allí, para fomentar una cultura cohesionada.

Los trabajadores más jóvenes, nativos digitales, pueden haberse adaptado más fácilmente al trabajo remoto en un primer momento, pero también sufrieron algunos de los mayores inconvenientes. “Por supuesto que han estado rotundamente insatisfechos con trabajar desde casa porque no están recibiendo la capacitación, la tutoría, la cultura, la formación y las oportunidades que tiene cuando está en la oficina”, explicó Hoskins.

Otro elemento clave de la oficina del futuro será la salud y la seguridad de los empleados.

Cómo incorporar la seguridad y la salud de los empleados al diseño de oficinas

Cómo incorporar la seguridad y la salud de los empleados al diseño de oficinas

No es de extrañar que la salud sea una de las principales preocupaciones para la vuelta al trabajo y, por tanto, uno de los principales aportes al diseño de la futura oficina. “De hecho, fue una tendencia, incluso después de la pandemia de 1918, que los ricos colocaran lavabos en los salones y otros lugares de su casa como parte de la respuesta a ese contagio”, explicó Hoskin a Business Insider.

Esa misma oportunidad existe ahora, con lugares de trabajo diseñados con filtrado y monitoreo de aire avanzados, puertas sin contacto y control de acceso, e incluso estaciones de lavado de manos ubicadas alrededor de la oficina.

Algunas tecnologías de control de acceso sin contacto utilizan incluso el reconocimiento facial y pueden utilizarse para que el ascensor dirija a un trabajador a su planta exacta.

La ventilación y filtración del aire es otro aspecto importante. Gran parte de esto ocurre entre bastidores, con la instalación de sistemas más potentes, pero Cohen señala que las ventanas que pueden abrirse y dejar entrar más ventilación del exterior han sido una tendencia importante, en comparación con los anteriores “edificios herméticamente cerrados”.

Source: Oficinas del futuro: mirá los 7 diseños del mayor estudio de arquitectura del mundo